[MUJER] LA REVOLUCIÓN ES FEMENINA

Reflexionar y escribir sobre la pregunta femenina significa cuestionar toda la historia y la sociedad en general. La razón de esto es la escala sin precedentes de la explotación sistemática de las mujeres.

Desde este punto de vista, la historia de la civilización se puede definir como la historia de las pérdidas de las mujeres. A lo largo de la historia, la historia de Dios y sus siervos, del Señor y sus súbditos, de la Industria, la Ciencia y el Arte, la personalidad patriarcal del hombre se ha afirmado a sí misma. Esto representó una pérdida para toda la comunidad; el resultado de esto fue una sociedad sexista.

El sexismo es al mismo tiempo un instrumento de poder y un arma, que a lo largo de la historia ha sido utilizado de manera constante por todos los sistemas de la civilización. Ningún grupo social ha sido explotado física y psicológicamente con una extensión igual a la que tienen las mujeres. La variedad de formas de explotación de las mujeres es mixta. Una mujer produce descendencia. Proporciona trabajo gratis. Los trabajos que nadie quiere hacer recaen sobre sus hombros. Ella es una esclava obediente. Es el objeto permanente del deseo sexual. Es un dispositivo publicitario. Es una mercancía valiosa, de hecho es la reina de todos los bienes. Construye las bases sobre las cuales un hombre puede producir y reproducir su poder como un perpetuo instrumento de violencia. Podemos describir correctamente los 5000 años de historia de la civilización como la historia de la “cultura de la violación”.

En la era del capitalismo, el sexto fue utilizado de una manera particularmente pérfida como un instrumento ideológico. El capitalismo, nacido de una sociedad sexista, no podría estar satisfecho con el uso de mujeres como una simple fuente de trabajo gratuito en el hogar. Tenía que convertirlo en un objeto sexual, hacer productos para vender en el mercado. Donde un hombre solo puede vender su fuerza de trabajo; una mujer está psicológicamente y físicamente a la venta. Esta tendencia da lugar a la forma más peligrosa de esclavitud. El sistema asigna un papel estratégico a la dominación sobre las mujeres, en relación con la expansión de la explotación y el poder. En consecuencia, la sociedad está abrumada por un síndrome de expansión del poder total. El estatus de las mujeres le da a la sociedad patriarcal tanto el sentimiento como el concepto de un dominio sin límites.

Considerar a las mujeres como sexo biológicamente incompleto es una ideología pura y un producto de la mentalidad patriarcal. Esta doctrina es una parte integral de todo el esfuerzo científico, ético y político utilizado para presentar este estado de cosas como normal. Es triste cómo las mujeres se han acostumbrado a dar por hecho este paradigma. La naturalidad y la inviolabilidad sagrada de esta supuesta inferioridad de estatus, que varias personas han suscrito durante milenios, también es válida para las mujeres y forma su pensamiento y comportamiento.
Tanto es así que siempre debemos tener en cuenta que ningún grupo étnico, ninguna clase, ninguna nación ha sido sistemáticamente sometido a la esclavitud como lo han estado las mujeres. La historia de la esclavitud de las mujeres aún no se ha escrito y la historia de la libertad es
esperando a un autor

Basado en el hecho de que las mujeres se acostumbraron a la esclavitud, se estableció una jerarquía, y así se abrió el camino para esclavizar a otros segmentos de la sociedad. La esclavitud de los hombres vino como resultado de la esclavitud de las mujeres. La diferencia entre la esclavitud basada en la diferencia de género y la basada en la diferencia de clase es que la represión velada está garantizada a través de mentiras emocionalmente connotadas, que tienen un efecto muy profundo. Fue la esclavitud de las mujeres la que preparó el escenario para todas las demás formas de jerarquía y estructuras estatales. Esto fue desastroso no solo para las mujeres, sino también para la sociedad en su conjunto, excluyendo solo a los grupos pequeños que ejercen poderes estatales jerárquicos.

Esta es la razón por la cual se ha abandonado cualquier camino que pudiera llevar a una profunda crítica de la ideología patriarcal y de sus instituciones dependientes. Uno de los bloques de construcción más importantes para construir este sistema es la familia como institución. La familia es un pequeño estado concebido por hombres. El papel de la familia a través de la historia de la civilización reside en la fortaleza que le otorgan quienes detentan el poder y el aparato estatal. La orientación de la familia hacia la dominación masculina y, a través de ella, su probada eficacia para funcionar como núcleo de las sociedades nacionalizadas, garantiza que las mujeres lleven a cabo el trabajo no remunerado sin límite. Al mismo tiempo, los niños crecen, satisfacen el pedido del estado de tener una densidad de población satisfactoria y desempeñan un papel ejemplar porque la esclavitud se extiende por toda la sociedad.

Si no reconocemos el hecho de que la familia es un micro-modelo del estado, un análisis competente de la sociedad del Medio Oriente se vuelve imposible. El hombre en el Medio Oriente derrotado en todos los frentes, se refiere a la mujer. El hombre, impotente y enojado porque no puede defenderse de su propia sociedad, en la familia se comporta como un tirano y es violento con su esposa y sus hijos. Con el llamado asesinato por honor, el hombre que permite que sus valores sean pisoteados en la sociedad, trata de desahogar su ira contra la mujer.


En cuanto a Oriente Medio ahora debo añadir que, en comparación con influencias tradicionales del patriarcado, la empresa estatal no ha sido en modo alguno mitigado con formas más modernas de la civilización occidental, de hecho ha formado un conglomerado que puede ser comparado con un nudo gordiano.

Analizar los conceptos de poder y dominación en relación con el hombre, resulta extremadamente difícil. La mujer está menos inclinada a rechazar el cambio que el hombre. Abandonar el papel del macho dominante dejaría al hombre con la sensación de ser un soberano que ha perdido su reino. Entonces debemos mostrarle exactamente cómo esta forma vacía de dominación que excluye la libertad y la hace reaccionaria.

Estos análisis son más que simples observaciones teóricas, porque existen en un valor existencial para la lucha de los kurdos por la libertad. La libertad del pueblo kurdo se puede ver inseparablemente ligada a la libertad de la mujer, por lo que nos organizamos en una forma consecuente. Si nuestra aspiración a la libertad no ha sido derrotado a pesar del ataque imperialista y las fuerzas de reacción locales, en  gran parte, gracias a la mujer libre y al conocimiento que se ha desarrollado en este sentido.

Este punto de vista social y filosófico no es en modo alguno una maniobra de tácticas políticas para atraer a las mujeres a la lucha. Nuestro objetivo es construir una sociedad democrática, y en el curso de este proceso, los hombres tendrán que experimentar un cambio. Esta fue la mejor respuesta que pude encontrar pensando en la lucha por la liberación de las mujeres: colocar las manos en el hombre patriarcal, analizarlo y “matarlo”. Me gustaría dar un paso más. Me atrevería a redefinir al hombre con una personalidad pacífica. El hombre clásicamente comprendido será analizado y “asesinado” para allanar el camino hacia el amor y la paz. En este sentido, me considero una trabajadora en la lucha por la liberación de las mujeres.

La contradicción entre géneros tiene una historia de 5000 años y constituye la lucha fundamental del siglo XXI. Las mujeres están construyendo una resistencia vehemente. Es gracias a esta batalla que el problema es visible hoy. Durante el transcurso de la historia, han existido personalidades femeninas extraordinarias que han dejado huella en sus vidas, sus pensamientos y sus acciones. Esta oposición de las mujeres nos muestra una cosa: no la lucha contra la ideología y la moral del patriarcado, en contra de su influencia en la sociedad y en contra de las personas que lo implementan, no podemos ni alcanzar la libertad en nuestras vidas, ni construir una verdadera sociedad democrática; por lo tanto, el socialismo no puede convertirse en realidad. La gente no solo desea democracia, quiere una sociedad democrática sin sexismo. Sin igualdad entre los sexos, cualquier reclamo de libertad e igualdad es inútil e ilusorio. Como las personas tienen derecho a la autodeterminación, las mujeres deben elegir su propio destino. Esta no es una pregunta que pueda dejarse de lado o posponerse. Por el contrario, al construir una nueva civilización, la libertad de la mujer será esencial para lograr la igualdad. En oposición a las experiencias del socialismo real y las luchas de liberación nacional, creo que la liberación de las mujeres es más importante que la liberación de las clases o naciones.

A partir de la experiencia de nuestra lucha hoy, sé que la batalla de las mujeres por la libertad, tan pronto como entre en la esfera política, debe enfrentar una oposición extrema. Sin embargo, sin la victoria en la arena política no puede haber conquista que pueda durar. Una victoria en la arena política no significa que las mujeres tomarán el poder. Por el contrario, la lucha contra las estructuras jerárquicas estatales y otros medios para crear estructuras que no están orientados hacia el Estado, sino que dará lugar a una sociedad democrática y ecológica, donde los géneros son libres. Para que, no solo las mujeres sino la humanidad entera lleguen a la victoria.

Fuente: internationalistcommune
Traducido por: rojavanoestasola