[SIRIA] GEOPOLÍTICA DEL LOS KURDOS SIRIOS Y LA COOPERACIÓN MILITAR CON EEUU (1ª PARTE)

La supervivencia y el desarrollo del proceso revolucionario en Rojava, ejemplo de una nueva perspectiva democrática, tiene el gran potencial de cambiar la mentalidad de decenas de millones de personas en Oriente Medio.

Primera parte del análisis de Ercan Ayboga sobre la cooperación de las SDF y EEUU, pronto estará disponible la segunda parte de este completo e indispensable articulo:

¿Cómo acabó Estados Unidos apoyando a los kurdos en Rojava?

Desde octubre de 2014, los kurdos sirios y sus aliados no kurdos han discutido la cooperación militar con la Coalición Global liderada por Estados Unidos contra el “Estado Islámico” (IS). Hacia finales de 2014, las Unidades de Defensa Popular / Unidades de Defensa de la Mujer (YPG / YPJ), principalmente kurdas, defendieron Kobanî. Hoy en día las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), que incluyen a diez mil no kurdos en sus filas, han liberado Raqqa, la capital de facto del ISIS, y las partes orientales de la provincia de Deir Ez-Zor. Muchas organizaciones y movimientos de izquierda y progresistas de todo el mundo han discutido, estando divididos acerca de esta cooperación militar debido a las posiciones ideológicas históricamente contradictorias de las dos fuerzas. Por un lado están quienes se encuentran dentro de las organizaciones de solidaridad kurdas, que expresaron su preocupación de que la revolución de Rojava podría perder su valor liberador-emancipador y su postura independiente. Por otro lado, los críticos piensan que las SDF ya está instrumentalizadas por los EE.UU. y que han traicionado la revolución.

La crítica se olvida a menudo de que, desde su liberación en 2012, Rojava (Kurdistán sirio) también tiene relaciones directas con Rusia, el otro poder global en Siria. En realidad, desde el comienzo de la Guerra Civil Siria, los kurdos intentaron equilibrar sus relaciones con todos los poderes internacionales y regionales, para tener espacio para desarrollar su modelo político.

Antes de la gran batalla de Kobanî

El movimiento revolucionario en Rojava, representado principalmente por el Partido de la Unión Democrática (PYD), es en sentido amplio parte del “Movimiento de Libertación Kurdo” (KFM- por sus siglas en inglés). El KFM incluye varios movimientos políticos y sociales izquierdistas de origen kurdo, de los cuales el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) es el más conocido, así como el más fuerte y el más crucial. Cuando la lucha armada fue iniciada por el PKK en Kurdistán del Norte (Bakur) contra el estado invasor turco en 1984, todos los estados de la OTAN, particularmente Alemania y Estados Unidos, apoyaron activamente al Estado militar turco, tanto política como económicamente. Turquía recurrió al terrorismo de estado en los años 90, cuando el PKK se convirtió en un movimiento de masas. Decenas de miles de kurdos fueron asesinados, cientos de miles fueron torturados y tres millones de kurdos fueron desplazados debido a la destrucción de 4.000 aldeas, además todas las actividades legales para los kurdos fueron prohibidas de facto. Hasta entonces, los estados en el mundo y en la región no habían previsto ningún derecho colectivo para los kurdos, cuyas tierras estaban divididas entre cuatro estados, como colonias internacionales.

Paralelamente, EE. UU. comenzó a apoyar a los dos principales grupos kurdos en el Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Iraq), que fueron influenciados y controlados ideológica y políticamente; el conservador Partido Democrático de Kurdistán (PDK / KDP) bajo M. Barzani, y la Unión Patriótica de Kurdistán (YNK / PUK) bajo C. Talabani. Después de la Guerra del Golfo de 1991, se creó una zona de exclusión aérea para darles espacio. Con la ocupación estadounidense de Iraq en 2003, Kurdistán del Sur obtuvo el estatus oficial de una región autónoma. Mientras que el KDP y el PUK fueron bienvenidos, otras organizaciones kurdas han sido consideradas en su mayoría indeseables o incluso terroristas. El PKK fue uno de los más destacados entre los últimos grupos e incluso fue señalado por Alemania, los Estados Unidos y la UE como una “organización terrorista”. Esta prohibición ha llevado a la criminalización de muchos kurdos, particularmente por parte de Alemania. En 1999, la CIA coordinó el complot internacional contra Abdullah Öcalan, el líder del PKK, y lo entregó a Turquía.

Las YPG / YPJ son las fuerzas de defensa de Rojava donde el Movimiento por una Sociedad Democrática (TEV-DEM) inició un proceso revolucionario en 2011. TEV-DEM surgió por iniciativa del PYD, y consiste principalmente en estructuras democráticas directas y varias organizaciones y partidos. Lejos del interés del público mundial, que esperaba principalmente la caída del régimen Ba’ath, el TEV-DEM organizó de manera sólida la sociedad kurda, convirtiéndose en la mayor fuerza política de Rojava en poco tiempo y liberando junto con las YPG-YPJ muchos territorios de Rojava, comenzando por Kobanî el 19 de julio de 2012.

La “Revolución de Rojava”, que no participó firmemente con ninguna fuerza armada hasta fines de 2012, se refiere a esta fecha hoy en día. El bloque del partido de la derecha ENKS (Consejo Nacional Kurdo en Siria) en Rojava, con estrechos vínculos con el KDP de Barzani, no tuvo ningún papel en este proceso de liberación y perdió más y más apoyo de la población kurda. Con las comunas, los consejos populares, las academias y las cooperativas, TEV-DEM difundió pensamientos y prácticas revolucionarias en la sociedad basadas en el concepto del “Confederalismo Democrático”. Esto ha sido desarrollado por el encarcelado Öcalan, que vivió 19 años en Siria. Se basa en el paradigma de una sociedad democrática, comunal, ecológica y liberada con perspectiva de género. Esta revolución social de las personas más pobres y discriminadas dentro del Estado sirio, ha sido dirigida principalmente por mujeres desde una etapa muy temprana.

En ese momento, la mayor solidaridad provenía de Bakur, desde donde se podía perforar el embargo impuesto por el estado turco después de la liberación de Rojava. En Siria y en Oriente Medio en general, casi ninguna fuerza política tomó en serio la incipiente revolución. A nivel internacional, sólo unas pocas organizaciones políticas se solidarizaron; estos eran grupos que ya estaban trabajando en Kurdistán. Casi no había combatientes internacionales, sólo algunos revolucionarios turcos se unieron a las YPG-YPJ hasta el verano de 2014. Sin embargo, con árabes y sirios locales, ya había más de 1000 combatientes no kurdos dentro de las YPG / YPJ.

Esta participación de los no kurdos pone de relieve otro carácter crucial de esta revolución, que es el énfasis en la hermandad de todas las culturas y el rechazo del estado-nación. Este fue un aspecto significativo cuando en enero de 2014 se creó la Administración Autónoma Democrática (DSA) con la inclusión más amplia de árabes, sirios y otros partidos kurdos en tres regiones principales (cantones) de Rojava. El desarrollo de un tercer camino democrático para la solución del sangriento conflicto en Siria se convirtió en un objetivo principal del DSA. Sin embargo, a nivel sirio e internacional, la DSA no ha sido reconocida como una fuerza de oposición y no fue invitada a unirse a las conversaciones de paz de Ginebra sobre Siria. Los poderes políticos regionales e internacionales todavía no estaban interesados ​​en dar espacio a este nuevo proyecto político.

Poco después de la liberación de la mayor parte de Rojava, el estado turco presionó a las organizaciones reaccionarias chauvinistas y yihadistas en Siria para atacar militarmente a Rojava. Los ataques comenzaron en noviembre de 2012 en Serêkaniye y continuaron en el verano de 2013 cuando IS (en ese momento llamado ISIS / ISIL), Al-Nusra y algunas unidades de la FSA (Ejército Libre Sirio) comenzaron una gran campaña contra Cizîrê y Efrîn. Todos han sido derrotados exitosamente. No hubo ninguna crítica o acción por parte de ningún gobierno regional o internacional contra estos ataques. Rojava no fue parte de sus planes futuros para Siria.

Debe subrayarse que la revolución y todos sus logros en Rojava se han realizado completamente con su propia fuerza, población y políticas, así como con el apoyo de los kurdos de Bakur y un número limitado de internacionalistas. La afirmación de que el régimen sirio entregó Rojava al TEV-DEM y a las YPG / YPJ no es cierto. El momento de la liberación comenzó cuando hubo un momento de gran desestabilización del régimen sirio, en el verano de 2012. El TEV-DEM y las YPG se beneficiaron de esta debilidad, no teniendo el régimen más remedio que aceptar. El TEV-DEM realizó la liberación paso a paso y la completó en la primavera de 2013.

Una razón para el éxito del KFM en los últimos 40 años es aprovechar las contradicciones entre los estados y las organizaciones en el Oriente Medio, sin depender de ninguna fuerza o estado, para depender principalmente de su propia fuerza y ​​población. Cuando el cuartel general del PKK se trasladó a Siria en 1980, el gobierno sirio le permitió abrir un campamento militar en el Líbano y tener un campamento político cerca de Damasco, pero nunca hubo apoyo financiero o político. Para el PKK, el interés de Siria, que tenía serios conflictos con Turquía, el estado de la OTAN, era obvio, pero al mismo tiempo era consciente de que no duraría para siempre. Sabiendo esto, el PKK nunca se volvió dependiente de Siria y aseguró sus propias finanzas a través de donaciones regulares de kurdos de todo el mundo,  estableció campamentos militares en Kurdistán del Sur y organizó a muchos kurdos de Rojava clandestinamente, aunque hubo una fuerte presión política por parte del estado. Entonces, cuando a finales de 1998 Öcalan y muchos miembros del PKK tuvieron que abandonar Siria, la organización se enfrentó a serios desafíos, pero podía funcionar sin una interrupción grave.

Mientras que en la primavera de 2014 parecía haber un cierto equilibrio en Rojava y sus alrededores, todo cambió cuando el Estado Islámico tomó el control de Mosul en la noche del 8 de junio de 2014 y se convirtió en un poder militar e ideológico muy fuerte. Con el impulso del gobierno turco, ISIS comenzó una gran ofensiva a mediados de septiembre de 2014 contra Kobanî [1]. Las tropas de élite más importantes de ISIS se unieron a esta ofensiva en marzo y más tarde, en julio de 2014, y las dos campañas militares no tuvieron éxito. La ciudad de Kobanî, centro de un enclave entre territorios controlados por Turquía e ISIS, fue totalmente controlada por ISIS el 6 de octubre.

¿Cómo comenzó la cooperación militar?

Cuando Mosul y grandes áreas de Iraq fueron capturadas por ISIS, casi todos se sorprendieron y, a nivel mundial, ISIS ahora se consideraba una nueva gran amenaza. Nunca antes en la historia reciente una amenaza de un actor no estatal fascista-terrorista había sido considerada tan grande como fue el caso del ISIS en 2014. Este fue el caso de la mayoría de la población en el Medio Oriente, particularmente kurdos, chiítas, Alevies, alawitas, cristianos y otros no sunníes. De hecho, ISIS había creado una gran potencia organizativa y militar que parecía ser muy difícil de vencer.

De hecho, hay otro desarrollo antes de la resistencia de Kobanî que elevó el interés mundial por los “kurdos libres” que resistían: a principios de agosto de 2014, tanto el PKK como las YPG / YPJ rescataron a casi 80.000 Ezidis en la región de Shengal y miles de cristianos, Kakai y otros en Kurdistán del Sur. Todos los poderes mundiales y regionales observaron lo que estaba sucediendo en Shengal. Si el PKK no hubiera actuado en el momento adecuado, decenas de miles de Ezidis habrían sido asesinados en un genocidio. Esta fue la primera resistencia exitosa contra el ISIS, en una atmósfera donde todos esperaban que el Estado Islámico se hiciera cargo de todo Irak y Siria. Aunque no fue visto en imágenes como en el caso de la frontera de Kobanî, dio esperanza a la gente para resistir contra el ISIS. Esta resistencia cambió la opinión global sobre el PKK en cuestión de días, después de haber sido etiquetada como una “organización terrorista” durante dos o tres décadas.

Esta resistencia tuvo un impacto importante en la formación de una coalición global liderada por Estados Unidos contra ISIS [2]. Unas semanas más tarde, en agosto, la coalición comenzó a bombardear a ISIS en Iraq. Decenas de estados se unieron, pero no Turquía, que consideraba a ISIS como “niños excluidos y enojados”, como dijo el primer ministro turco Davutoglu en una declaración a principios de agosto de 2014. [3] Sin embargo, esta coalición se enfocó solo en Iraq y no hubo discusión de llevarla a Siria.

La resistencia en Shengal por parte de las YPG / YPJ tuvo un impacto importante en la mejora de la percepción global de los kurdos en Rojava. Se resistían con firmeza y valentía contra ISIS desde 2013 y no abandonaban el frente a pesar de o estar tan bien equipados militarmente como ISIS, especialmente después de que ISIS había tomado grandes cantidades de armas del ejército iraquí.

Desde el 14 de septiembre de 2014 ISIS avanzaba hacia la ciudad de Kobanî con una fuerza técnicamente superior, pero no tan rápido como estaba previsto y con algunas pérdidas graves. El 6 de octubre de 2014 comenzaron las protestas masivas en todas las ciudades de Bakur, en las grandes ciudades de Turquía y en cientos de ciudades de Europa y otras partes del mundo en solidaridad con la gente de Kobanî y contra el asedio de ISIS y el apoyo del gobierno turco a ISIS. En Bakur, las fuerzas de policía turcas atacaron a la población que protestaba y mataron a alrededor de 40 personas. También en las otras partes de Kurdistán estaban sucediendo manifestaciones masivas. ¡Nunca antes en la historia había tantos kurdos en las cuatro partes del Kurdistán y en cada región levantándose juntos! En Europa, casi todas las ciudades principales estuvieron llenas de protestas diarias. La prensa mundial ya cubría la guerra en Kobanî durante unas dos semanas y había enviado periodistas al lado turco de la frontera con Kobanî. Cerca de allí, decenas de miles protestaban continuamente por el bloqueo de la frontera a Kobanî por parte del gobierno turco. Los medios internacionales informaban diariamente desde la frontera de Kobanî cómo ISIS se acercaba a la ciudad, que se hizo mundialmente famosa en dos semanas. El mundo podría seguir por primera vez “en vivo” y día a día la creciente guerra en Siria. Y en el caso de Kobani, estaba claro que había un lado malo y uno bueno: el ISIS y los kurdos.

Esta situación condujo a fuertes solicitudes de millones de kurdos, personas y organizaciones en solidaridad con los kurdos, así como a nivel mundial por muchas otras organizaciones y personas, que nunca antes se habían afiliado a los kurdos, pidiendo el apoyo militar a los kurdos para resistir en Kobanî. Además, la prensa internacional planteó la pregunta de por qué Estados Unidos no intervenía. La presión global aumentaba cada día.

Fue en este contexto cuando ISIS entró en la ciudad de Kobanî, EE.UU. decidió bombardear a ISIS desde el aire. Vale la pena recordar que solo una semana antes, el Ministro de Asuntos Exteriores de los Estados Unidos, John Kerry, declaró que no veía ninguna esperanza en la defensa de Kobanî. Sin embargo, en esa semana había sucedido mucho como se describió anteriormente. Se puede decir que si los Estados Unidos no apoyaban a los kurdos en Kobanî, se habría enfrentado a críticas fuertes y duraderas por parte de la prensa internacional, así como por la opinión pública mundial, incluidos los kurdos y otros pueblos de Oriente Medio.

A pesar de la heroica resistencia, es muy difícil afirmar que las YPG / YPJ podrían haber defendido la ciudad de Kobanî contra el Estado Islámico sin Estados Unidos. El territorio era principalmente un llano y los combatientes de las YPG / YPJ y las armas de Cizîre y Efrîn no pudieron llegar a Kobanî debido al embargo de Turquía. De lo contrario, la defensa de Kobanî sin el apoyo estadounidense podría haber sido posible. El desafío era conseguir armas pesadas y no tanto combatientes ya que muchos cientos de voluntarios de Bakur podían cruzar la frontera en acciones masivas, pero sin armas.

La cooperación militar no fue el resultado de largas negociaciones entre los kurdos de Rojava y los Estados Unidos, como es el caso de la cooperación militar de ahí en adelante. Por el contrario, comenzó bajo presión y una condición política específica y no estaba claro cuánto duraría. Ambas partes tenían intereses a corto plazo, como la defensa de Kobanî y detener el crecimiento de ISIS en Siria e Iraq. Los dos actores, ideológicamente en posiciones conflictivas, comenzaron a trabajar juntos en un objetivo común. Uno de los lados representa el capitalismo neoliberal y las intervenciones militares como ninguna otra fuerza en el mundo ha hecho en la historia reciente, y el otro lado representa uno de los pueblos más oprimidos en el mundo y el movimiento revolucionario más exitoso en Oriente Medio, con un nuevo concepto político llamado Confederalismo Democrático, que da esperanza no solamente a los kurdos. La paradoja es que Estados Unidos hizo todo durante décadas para luchar contra los “kurdos libres” del KFM. Incluso en los primeros años de la guerra en Siria, los EE.UU. cooperaron fuertemente con Turquía, Arabia Saudita y otros, para derrocar al régimen Baath sin darle espacio al KFM. En realidad, todos los poderes y las fuerzas involucradas en la guerra y el caos sirios estaban en contra de Rojava. En este sentido, Estados Unidos se oponía a cualquier esfuerzo por incluir a los kurdos de Rojava en las negociaciones de Ginebra en 2013 y 2014.

Motivaciones de los kurdos, estadounidenses y sirios para la cooperación militar

Motivaciones para la cooperación militar de ambos lados

En esta parte se discutirán las motivaciones de las dos partes para la cooperación militar; al principio el corto plazo o intereses obvios, en un segundo paso el largo plazo y los intereses rara vez expresados.

La lucha contra el ISIS es un interés esencial (oficial) de los EE.UU. En sus políticas internacionales, particularmente se hizo cargo de Mosul en junio de 2014. Como el KFM resistió los ataques del ISIS con bastante éxito, en las condiciones especiales del verano y otoño de 2014 hubo una coincidencia de intereses a corto plazo. La combinación de las YPG / YPJ, y los EE. UU. en ese momento, era la única opción realista para derrotar al ISIS sustancialmente en Siria. No bastaba luchar contra el EI en Iraq, en ambos estados fue necesario derrotarlo, pues de lo contrario podría recuperarse continuamente. Todas las demás fuerzas opositoras no pudieron luchar contra el ISIS o no tuvieron interés. Una cooperación con el gobierno sirio no fue políticamente posible. La cooperación militar entre las Fuerzas Democráticas Sirias y EE.UU. se puede comparar con la cooperación militar de los EE.UU. y la Unión Soviética contra el fascismo de Hitler entre 1941 y 1945: sólo 2 o 3 años después de la derrota de la Alemania nazi en las relaciones de las dos potencias, las contradicciones se volvieron nuevamente dominantes. En otras palabras: ambas partes se vieron obligadas a colaborar para poder vencer al ISIS. Los kurdos de Rojava ofrecieron su apoyo estando dispuestos a cumplir con cualquier tipo de condición del gobierno de los Estados Unidos. Por lo tanto, es más apropiado hablar sobre la cooperación de dos jugadores seguros de sí mismos en el mismo nivel.

Esta es una de las razones para trabajar en el ejército con las YPG / YPJ. Recuerda lo que sucedió años atrás: cuando el levantamiento en Siria comenzó en 2011, Estados Unidos apoyó activamente junto con Turquía, la mayoría de los estados del Golfo y otros aliados a la oposición, como las FSA (Ejército Libre Sirio) para derrocar al régimen Ba’ath; pero no sucedió en un corto tiempo, por lo que la guerra se profundizó y millones de personas se vieron obligadas a convertirse en refugiados. Paralelamente, algunos aliados como Turquía, Arabia Saudí y Qatar comenzaron a apoyar organizaciones más reaccionarias-fascistas-“islamistas” [4], inicialmente organizaciones como Al Nusra y Ahrar Al-Sham, pero cuando estas organizaciones tampoco tuvieron éxito, el ISIS fue apoyado más profundamente. No es exagerado decir que estos tres estados en parte (al menos) diseñaron y coordinaron estas organizaciones. No está absolutamente claro si los Estados Unidos, Israel y otros grandes estados de la OTAN estuvieron involucrados en el apoyo y el diseño del Estado Islámico, ni en qué medida. Pero lo que sí es seguro es que Estados Unidos y la OTAN fueron principalmente conscientes de su gestación; indirectamente contribuyeron a este desarrollo a través de la profundización de la guerra en Siria mediante el apoyo a las fuerzas activamente reaccionarias descritas como “grupos de oposición moderados” de los que Al Nusra se benefició directamente. Incluso para otros intereses, el régimen sirio intentó evitar una guerra intensiva con el Estado Islámico hasta el verano de 2014. Podemos suponer que los EE. UU. no quisieron hacerlo a propósito para que una organización extremadamente fascista como el Estado Islámico pudiera surgir ofreciendo condiciones de nuevas intervenciones, o no han estimado la nueva dinámica fuerte que ha sido creada por el ISIS. Quizás fue una mezcla de esto. Sin embargo, la toma de Mosul en junio de 2014 fue un punto de inflexión para que los grandes estados de la OTAN no mirasen el rápido crecimiento del Estado Islámico, que desafió a todo el sistema político en Oriente Medio y otras partes del mundo.

En el otro lado, las fuerzas de Rojava, principalmente PYD y las YPG / YPJ, se encontraban en una situación difícil, ya que el ISIS crecía en fuerza después de tomar el control de Mosul. Con una Turquía hostil en la retaguardia que aún no había atacado directamente con sus fuerzas armadas en 2014, Rojava tenía algunos pequeños aliados dentro de Siria, pero se enfrentaban a varias fuerzas reaccionarias que no sufrían un embargo o desconexión de sus territorios (muchas fuentes de recursos humanos y militares se encontraban en el cantón oriental de Cizîre). La revolución en Rojava se realizó en condiciones muy difíciles. Gracias al propio poder y la fuerte participación de la población, se pudo resistir los ataques militares y construir algunas estructuras políticas importantes, pero existía el desafío de desarrollar y ampliar para romper el embargo económico y político. Primero, la resistencia contra algunos grupos de la FSA, luego Al Qaida y finalmente ISIS (desde el otoño de 2013) estaba limitando este objetivo, pero también desafiaba a los revolucionarios a pensar y actuar en un sentido más amplio. El establecimiento de la Administración Autónoma Democrática y la declaración de la asamblea Autónoma Democrática en enero de 2014 fue el resultado. Fue una ruptura de la situación difícil y trajo algunos desarrollos positivos y la estabilización, hasta que el EI se fue a Mosul.

La cooperación militar comenzó en la derrota del ISIS en Kobanî, que consistió principalmente en bombardeos aéreos contra el Estado Islámico en coordinación con las YPG / YPJ. No estaba claro si continuaría en el medio plazo. Las notas de las conversaciones del 14 de marzo de 2015 de varios parlamentarios del HDP (Partido Democrático del Pueblo) con el líder del PKK encarcelado Abdullah Öcalan afirman que Estados Unidos presionó a las YPG / YPJ para que aceptasen ser parte de la estructura del comando PDK-Peshmerga y que Öcalan tomó posición contra eso. [5] De eso podemos suponer que hubo una presión de los EE.UU. sobre las fuerzas revolucionarias de Rojava para subordinarse al KDP del Kurdistán Sur bajo el mando de Barzani, un aliado de décadas de los Estados Unidos, que se enfrentó a Rojava con un embargo. Probablemente ésta fue la segunda motivación de los Estados Unidos para apoyar a las YPG / YPJ con ataques aéreos durante el asedio de Kobanî. El Movimiento de LiberaciónKurdo (KFM), con un fuerte pasado de resistencia, no aceptó esta presión. Debe notarse que durante la primavera y el verano de 2015 la cooperación militar no fue intensiva. Por ejemplo, las batallas en el río Xabur (Khabur) en la primavera de 2015 apenas han sido respaldadas por Estados Unidos con ataques aéreos. Sin embargo, desde el otoño de 2015, la cooperación se intensificó nuevamente.

Sin duda, hay otras motivaciones a largo plazo para que los EE.UU. comenzasen la cooperación militar con las YPG / YPJ / SDF contra el ISIS. Uno es volver a la escena política de Oriente Medio como una potencia considerada positivamente, sobre todo después de la ocupación de Iraq en 2003. Recuerden que la ocupación de Irak por los Estados Unidos en 2003 ha sido criticada globalmente por muchas personas, organizaciones y poderes políticos. En los años siguientes, la crítica aumentó tanto entre la población de Oriente Medio que Estados Unidos se convirtió en una fuerza no deseada en casi todos los estados con mayoría musulmana. La opinión sobre los Estados Unidos nunca antes había sido tan mala como en los años anteriores a 2014. Por lo tanto, para los EE.UU. fue la oportunidad de regresar a Oriente Medio con una misión positiva. En este sentido, los bombardeos del ISIS en Irak y Siria fueron recibidos por la mayoría de la población de Oriente Medio, el gobierno iraquí y oficialmente todos los otros gobiernos en la región; no efectuaron una gran crítica de estos bombardeos por parte de gobiernos u organizaciones internacionales, excepto Siria (que tenía una especie de posición neutral).

Este compromiso militar también se realizó con el interés de limitar la influencia de Irán en Iraq, que aumentó especialmente en los años posteriores a la retirada de los EE. UU. de Irak en 2011. El nuevo primer ministro iraquí Abadi designado en julio de 2014 estaba más cerca de los EE. UU. que el ex Al-Maliki. El interés de Estados Unidos por limitar a Irán en Irak en Siria se hizo más importante después de que Trump fuera elegido presidente de los Estados Unidos. Irán se ha convertido nuevamente en uno de los principales objetivos de su política exterior. Esto fortalece la motivación para que los EE.UU. continúen la cooperación militar con las FDS después de la derrota total de ISIS en Siria. Esto ya ha sido declarado por el gobierno de los Estados Unidos después de la liberación de Raqqa. Pero esto no significa un apoyo a largo plazo para las FDS, porque los EE.UU. pueden acordar con Rusia en cualquier momento sobre una variedad de temas en Siria / Oriente Medio que pueden incluir la suspensión de la participación militar en Siria.

En relación con el interés de limitar el papel de Irán en Iraq, Estados Unidos quería no perder influencia en Siria a largo plazo. Como se indicó anteriormente, los Estados Unidos trataron de obtener una fuerte influencia en Siria a través de otros grupos apoyados durante varios años. Sin la cooperación militar con las FDS, los EE.UU. Se habrían retirado completamente de Siria; EE.UU. no quería dejarlo como Vietnam en 1975. Esto, a su vez, podría tener un impacto en otros intereses mayores en Medio Oriente. Si Estados Unidos puede influir en Siria es otra cuestión, ya que lasFDS / DFNS no están interesadas en dar mucho espacio a largo plazo a los EE.UU. en el norte de Siria.

Una razón más fue para limitar la nueva política del estado turco que pretende convertirse en una potencia regional con características imperialistas y menos conexiones con la OTAN. Particularmente desde 2011, Turquía sigue varias estrategias y una forma que trata de beneficiarse de los levantamientos en el norte de África y Oriente Medio y de las contradicciones entre los poderes internacionales, en particular Estados Unidos y Rusia. El plan de Turquía era aumentar su influencia en Oriente Medio, particularmente a través del derrocamiento del régimen Ba’ath en Siria; no todo en Siria fue coordinado con Estados Unidos / OTAN. Hay que considerar que en 2012-2013 en Egipto con Mursi, la Hermandad Musulmana estaba en el poder con lazos muy estrechos con el gobierno del AKP. El apoyo a Al Nusra y el ISIS en Siria y también en Iraq fue parte de esta estrategia. En el otro lado, Turquía evitó el embargo de Irán a los Estados Unidos. La OTAN miró con recelo a esta política de su aliado de la OTAN durante varios años. Por lo tanto, el apoyo militar a los kurdos libres en Siria también puede considerarse como una buena herramienta para limitar las aspiraciones “otomanas” de Turquía en Oriente Medio y para imponer concesiones, entre otras cosas también relacionadas con las crecientes relaciones económicas, políticas y militares con Rusia.

Hay una motivación más que se relaciona directamente con los kurdos, que tiene varios aspectos y que últimamente también se ha discutido dentro del Movimiento de Liberación Kurdo. El apoyo de los Estados Unidos al PDK y al PUK en Kurdistán del Sur fue para fortalecerlos como fuerza política kurda dependiente en gran medida de los EE. UU. Así, podría servir a los intereses de Estados Unidos / OTAN en Iraq y en las cuatro partes del Kurdistán. Mientras tanto, no se previó ningún estatus para los kurdos, de modo que la creciente resistencia en las cuatro partes del Kurdistán se volvió mucho más desafiante para los cuatro estados colonialistas quienes, a pesar de estar conectados con las potencias imperialistas, mantuvieron la represión sobre los kurdos. De modo que Estados Unidos, con su pragmatismo en las políticas internacionales, comenzó a preparar a los dos principales partidos del sur del Kurdistán para la política futura, que incluía intervenciones o presión política sobre los cuatro estados colonialistas. En este marco, los Estados Unidos deseaban que el KDP y el PUK se convirtieran por el momento también dominantes en las otras tres partes del Kurdistán y que limitasen al KFM, con Abdullah Öcalan en su centro ideológico. Mientras que el objetivo hacia el sur de Kurdistán fue principalmente exitoso hasta los años 2000, el objetivo hacia las otras tres partes del Kurdistán fracasó. El KFM, izquierdista y autónomo, logró fortalecerse nuevamente en Kurdistán del Norte tras la conspiración internacional contra Öcalan en 1998/1999. Comenzando en 2005 en Kurdistán del Este (Rojhilat) el KFM se hizo bastante fuerte y desafió a los partidos tradicionales PDK-Irán y Komala. El levantamiento en Siria a partir de 2011 permitió que la Revolución en Rojava y que el ENKS se debilitara a lo largo de los años. Sin embargo, después de un pico político y económico después de la ocupación de los Estados Unidos de Irak en 2003, el papel principal de las dos partes se ha visto desafiado con el tiempo. El PUK entró en una crisis debido a la corrupción generalizada que condujo a la fundación de un nuevo partido importante llamado Goran. Barzani aún podría conservar su posición de fortaleza en el sur del Kurdistán. El KDP y el PUK reaccionaron ante la crítica con un aumento de la represión contra toda oposición. Al mismo tiempo, más que antes, las dos partes intentaron unir a la población a través de un sector público ampliado. Siguieron siendo políticamente estrechos, es decir, nacionalistas y clientelistas. Después de 2008, el KDP desarrolló fuertes relaciones políticas y económicas con el gobierno turco del AKP, paralelamente al deterioro de las relaciones con Bagdad. Después de 2011, cuando el KDP se unió más a Turquía, Kurdistán del Sur exportó petróleo a través de Turquía, y el gobierno en Bagdad detuvo el flujo de dinero de las exportaciones petroleras iraquíes. Estos fueron los años en que Turquía comenzó a cumplir objetivos lejos de Estados Unidos / OTAN y vinculando al KDP con lo que a los Estados Unidos no les gustaba en absoluto. Cuando el ISIS atacó Kurdistán del Sur en agosto de 2014, el sistema era tan corrupto, carente de visión y alejado de la población que las dos partes llamaron al PKK para apoyarlos contra el ISIS. De hecho, el papel del PKK fue importante en la defensa contra el ISIS. Desde 2014 también la crisis económica se volvió fuertemente perceptible en el Kurdistán del Sur. La creciente crisis alcanzó su punto más alto después de que el parlamento se cerrase en 2015 y Barzani se mantuviese como presidente sin base legal.

Por el contrario, las visiones de Abdullah Öcalan son una inspiración para un enfoque democrático radical e inclusivo que encuentra oportunidades para su implementación. En el Kurdistán del Norte y Occidental, millones de personas están organizadas en diversas organizaciones; coaliciones exitosas para la democracia conformadas con turcos, árabes y otros. Millones en Kurdistán del Este tienen simpatía por Öcalan, aunque no el espacio para organizarse. Incluso en el sur del Kurdistán atrae a cada vez más personas, en particular los ezidis y los jóvenes de la región de Silemani. Está creciendo una nueva dinámica social que va más allá de la idea de Estado-nación y tiene el potencial para una perspectiva democrática en los cuatro estados, incluido el Kurdistán. Este nuevo modelo “moderno, democrático, inspirador y atractivo” tiene una fuerte dinámica y característica que otros no podrían haber descubierto de manera exhaustiva.

Es muy probable que EE.UU. también tenga el objetivo de comprender e instrumentalizar esta nueva dinámica revolucionaria proveniente de KFM. Además del confederalismo democrático, no existe una propuesta política para la crisis multidimensional de los países de Oriente Medio. Ni los estados occidentales ni el bloque ruso-chino pueden proponer nada que pueda inspirar fuertemente a las personas: están fuera de las ideas. La discusión casi trata sobre “derrotar a los terroristas, la estabilidad y construir muros contra los refugiados”. Todos los estados regionales quieren una restauración como con el Congreso de Viena de 1815 para Europa. Los conceptos políticos justificados con el Islam que llegó al poder “como alternativa” siguen siendo antidemocráticos, conservadores y anti-femeninos y terminan como entidades políticas extremadamente represivas en unos pocos años -véase Irán, Egipto, Arabia Saudita, los talibanes y el IS, o la Turquía bajo el AKP con su discutido “papel modelo para los países musulmanes”.

Si los EE.UU. Piensan que en un futuro cercano (o lejano) hayan entendido al KFM de manera adecuada y que puedan hacer que éste sea dependiente, discutirán si es posible usar KFM y cómo hacerlo para los intereses propios. Lo que podría suponer esto es difícil de describir en detalle. Pero lo que podría ser posible es que Estados Unidos quisiera “poner en línea” a todo el KFM o desconectar Rojava de las otras partes del KFM. Lo último que podría hacer es ofrecer más apoyo militar y un apoyo político activo a nivel internacional con la promesa de obtener un fuerte estatus político dentro de Siria a cambio de que el DFNS no considerara más a Öcalan como líder ideológico, rechazando cualquier solidaridad y relaciones con el KFM de Bakur (lo que también significaría distanciarse del PKK), y también dando espacio en Rojava para el PDK de Barzani y el PUK.

Sin embargo, un punto es seguro: las potencias internacionales con elementos imperialistas como Estados Unidos generalmente intentan incorporar / absorber a todas las fuerzas locales / regionales con las que cooperan, a menudo enfrentándolas entre sí siguiendo el principio de “dividir y gobernar”. Lo que puede afirmarse en base a la experiencia de la política exterior de EE. UU. es que los intereses de los EE.UU. no serán democráticos y en interés de los kurdos y otros pueblos de Oriente Medio. Para que Estados Unidos pueda instrumentalizar la relación, necesita una relación de dependencia. Desde el comienzo de la cooperación militar en octubre de 2014, este no es el caso y el equilibrio en las relaciones no unilaterales no ha cambiado significativamente.

Por supuesto, sería mucho más difícil para el proyecto democrático de Rojava / Norte de Siria sobrevivir y defenderlo, si los Estados Unidos detuvieran inmediatamente toda cooperación militar. La Federación Democrática del Norte de Siria (DFNS), que incluye grandes áreas de dominio árabe, estaría más abierta a los ataques de Turquía y de las fuerzas del régimen sirio. El ISIS no representa más una amenaza existencial. Pero aquí debe mencionarse que las YPG / YPJ han defendido sus territorios antes de la cooperación con los EE. UU. Ahora tienen muchos más combatientes, capacidades técnicas y, por lo tanto, una mayor capacidad de defensa y más seguidores entre la población; sin duda tendrán nuevamente la capacidad de mostrar una gran resistencia. Ni Turquía ni el ejército sirio lo tendrían fácil a la hora de ocupar tierras liberadas de las SDF / DFNS. Quizás puedan ocupar algunas áreas en poco tiempo, pero esto implicaría una gran guerra con resultados impredecibles.Las FDS y el Norte de Siria libre no son de ninguna manera tan vulnerables como algunos pueden suponer. Más bien, la capacidad de defensa está creciendo por medios adicionales propios, como las Fuerzas de Defensa Social (HPC). Las HPC están formadas por miles de personas en las comunas y, a diferencia de las FDS y los Asayish (seguridad), sus miembros están vinculados a sus comunas, por lo que permanecen en sus espacios de vida y tienen la capacidad de defender sus hogares contra todas las amenazas. En otras palabras, amplias partes de la sociedad se han vuelto capaces de defenderse.

A pesar de que las operaciones militares de liberación de las FDS contra el Estado Islámico continúan, casi todo el territorio controlado por el EI ha sido liberado por ellas, particularmente Raqqa, o conquistado por el ejército sirio en 2017. En realidad, hay una especie de competencia entre las FDS y el ejército sirio, apoyado fuertemente por la fuerza aérea rusa y las fuerzas iraníes, en la provincia oriental de Deir Ez-Zor, donde se encuentran los campos de petróleo y gas sirios y que al mismo tiempo es la región fronteriza con Iraq. Entre las dos fuerzas se producen de vez en cuando tensiones creadas siempre por el ejército sirio, que quiere limitar el avance de las FDS. De todos modos, pueden manejarse a través de un enfoque responsable de las FDS y de las negociaciones continuas entre los EE. UU. y Rusia. Sin embargo, que el ISIS sea derrotado totalmente dentro del territorio estatal sirio no significa que el Ejército sirio vaya a emprender ataques militares contra el FDS. Una razón para ello es, por supuesto, la cooperación continua entre FDS y EE. UU., otra es que las FDS son bastante sólidas y una tercera es que se centre en las organizaciones afiliadas a Al Qaida en Idlib, Dara y otras regiones.

[1] La solicitud del gobierno turco fue una razón importante. Todavía no es posible decir claramente si el EI habría comenzado una ofensiva tan grande contra Kobanî sin la insistencia de Turquía.

[2] Ver sitio web oficial: http://theglobalcoalition.org/en/home/

[3] Ver ETHA, 7 de agosto de 2014: http://www.etha.com.tr/Haber/2014/08/07/politika/davutoglu-isidi-mesrulastirmaya-calisti/

[4] Ser islamista no debe significar automáticamente apoyar o unirse a organizaciones como  ISIS, Al Qaeda, o los talibanes. quienes usan la violencia de una manera muy opresiva-fascista. Pocas personas o grupos que se autodenominan “islamistas” rechazan principalmente la violencia y no siempre son muy reaccionarios.

[5] Ver el periódico Özgürlükcü Demokrasi, 26.10.2017: http://mezopotamyaajansi.com/tum-haberler/content/view/3779

Autor: Ercan Ayboga

Fuente: ANF